Rabia pintada en flores

Por Samadhi Yaisha/Mis musas diarias

Me levanté con rabia, impotencia y dolor.

Israel disparando sobre Gaza su artillería por quinto día consecutivo en lo que llaman una guerra. Yo le llamo bombardeo unilateral.

Y pienso en mis propias guerras. Reflexiono sobre mi conflicto bélico interno, mi artillería verbal. Palabras, dardos… pólvora que ha hervido en dolor y rechazo.

-Necesito sanidad- le pido a Ella, mi Amada, y me devuelve al pincel. Al espacio interior y exterior donde no hay críticas, pareceres ajenos ni sentimientos imposibles de expresar. Donde nadie me dice que lo estoy haciendo mal, no soy suficiente, que me vaya a otro lugar. Allí todo se vale, en el lienzo. No hay reglas de edición, ni forzamientos para pintar lo que alguien más quiera de mí, ni faltas de comunicación, ni traiciones… y si las hay, las puedo pintar de colores.

La intuición me convierte la flecha en un pincel; ya no disparo.

-Enséñame la rabia- le pido.

Un pincelazo rojo, en la esquina izquierda, inseguro, fuera de proporción… que las palabras juzgan, pero el pincel no. “No hay equivocaciones”, dicen en “Process Painting”. Y respiro.

-Qué más- le pregunto al lienzo, le pido a Ella que me diga. Cierro los ojos y espero.

Azul, fuschia, verde….

Y al final ese amarillo… la luz al final de la rabia. Era una flor amarilla la que brillaba tras tanto rencor.

Gracias, le digo.

Llévala a los niños palestinos, a las mujeres asediadas. Que también pinten su resentimiento, aunque la tinta primera sea sangre, la sanación es posible, primero pintando a Guernika, a Frida Kahlo con la urgencia esquizofrénica de Van Gohg.

Y también llévala a Israel, que el rencor ciego es la combustión de injusticias viejas que ya no existen. A veces le disparamos a los fantasmas por miedo a ser sus esclavos de nuevo. Queremos cambiar el pasado siendo injustos y violentos en el presente. No es posible. El pasado se sana pintando, no disparando. Lo he entendido hoy.

Pintando flores sanamos, aunque ahora no parezca posible, y somos libres.

Detengan las bombas.

Lancemos pinceles.

Sanemos.

“La flor amarilla”. Pintura por Samadhi Yaisha, ©2012 Todos los derechos reservados
Advertisements

2 Comments

  1. Expresarte también por medio de la pintura es bello, lo haces tan bien como escribes, es una bonita manera de ser creativa y sanar. Estoy de acuerdo contigo en lo de Gaza, hasta cuando, muriendo gente inocente, niños, mayores, padres de familia, mujeres..
    Repito el mantra de Deva Premal eliminación de obstàculos, Om Gam Ganapataye Namaha, es hermoso y aunque no he llegado a los 108 repeticiones seguidas, tengo toda la intención de hacerlo por Gaza, por los Palestinos, ya es suficiente tanto horror.

    1. Es suficiente, pero también es el resultado de décadas de gritos de los palestinos que denuncian genocidio y el mundo no les ha hecho caso como necesitan. Israel necesita un hogar, pero no a costa de la muerte de otro pueblo. Les envío compasión entendimiento a ambos con fe de que veremos luz al final del conflicto.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s